Email: hola@amartpalma.com     WhatsApp: 665 955 755

El post de hoy lo ha escrito Daniel Arroyo (@rroyod en redes), amante de las Redes Sociales y del food&beverage y conocedor de los entresijos de la hostelería. Por eso, por la unión de todo ello, hemos querido contar con él para que nos explique cuáles son los beneficios de una copa de vino.

El vino nos ha acompañado a lo largo de la historia y ha sido una mercancía de valor para diferentes culturas. Pero ¿de dónde procede? El vino, propiamente dicho, es una bebida alcohólica fermentada procedente de la uva. Sus orígenes nos llevan a la zona comprendida entre Georgia e Irán y a la lejana fecha del año 6.000 a. C.

Las primeras evidencias de cultivos de uva se sitúan en la Edad de Bronce, en zonas cercanas a Oriente Próximo y el Antiguo Egipto (alrededor del III milenio a. C.).

Gracias al comercio y a la expansión de algunas culturas e imperios el vino y su cultivo han adoptado diversos sabores y aromas.

En los imperios más importantes siempre se ha atribuido una divinidad que represente a la vid. Los romanos tenían al dios Baco; los griegos a Dionisio e, incluso en la Biblia, concretamente en el Libro del Génesis, Noé, tras el Diluvio Universal, plantó viñas.

En la actualidad, la uva es la fruta más recolectada gracias a su alto nivel de adaptabilidad, tanto a diferentes suelos como a diferentes climas. Su bajo requerimiento de agua y minerales, y su gran capacidad regenerativa le permite una recolección intensiva.

Y ¿cuáles son las bondades que nos aporta el vino?

A día de hoy, numerosos estudios avalan los beneficios de una copa de vino al día, concretamente de vino tinto que, debido a su alto contenido en ponifenoles, es capaz de eliminar radicales libres (moléculas causantes del envejecimiento y graves enfermedades) y proteger el corazón.

Pero hay más:

  • Previene enfermedades cardiovasculares: los científicos aseguran que una copa de vino al día reduce la posibilidad de padecer una enfermedad coronaria reduciendo el colesterol LDL (el “malo”) y aumentando el colesterol HDL (el “bueno”).
  • Tiene efectos anticoagulantes y antitrombóticos.
  • Equilibra la presión arterial: siempre con un consumo moderado, una copa de vino equivale, aproximadamente, a 250 ml.
  • Reduce la formación de cálculos renales.
  • Previene la gripe y el resfriado.
  • Tiene propiedades antihistamínicas, por lo que ayuda en procesos alérgicos, sobre todo estacionales.
  • Ayuda a la digestión.
  • Combate las bacterias bucales, de las encías y la garganta, así como limpia el paladar.
  • Mejora la piel.
  • Previene el envejecimiento prematuro de las células de la memoria, por lo que también ayuda a prevenir la demencia y el Alzheimer.

Y estas son sólo un ejemplo de la larga lista de virtudes que podemos encontrar en algo tan cotidiano como una copa de vino.

Pin It on Pinterest

¡Estrenamos web y queremos celebrarlo contigo! Te regalamos un 10% de descuento al suscribirte a nuestra newsletter.

You have Successfully Subscribed!